El principal pecado del hombre es la lujuria y el de la mujer la soberbia

El pecado capital número uno de los hombres es la lujuria, seguido por la gula, mientras que la mujeres pecan primordialmente por soberbias y después por envidiosas, según unas declaraciones del teólogo de la Casa Pontificia, padre Wojceich Giertych, que recoge hoy el diario La Stampa.

“Para los hombres el pecado más difícil de afrontar es el de la lujuria, después la gula, la pereza, la ira, la soberbia, la envidia y la avaricia, mientras que para las mujeres el más peligros es el de la soberbia seguido de la envidia, la ira, la lujuria, la gula y la pereza”, agregó el padre.

Peligran las confesiones

Asimismo el teólogo señaló que el 30% de los fieles católicos no considera necesario confesarse, el 10% lo considera un impedimento en el diálogo con Dios y otro 20% tiene dificultad de expresar sus propios pecados.

Y según los datos de la Universidad Católica de Italia, sólo cuatro católicos de diez se confiesan.

1 comentario:

amor y libertad dijo...

yo creo que los pecados capitales vistos de otra manera no son pecados, sino necesidades vitales de cada momento: si algo me da pereza no es que yo peque de pereza, sino que no es aún el mejor momento para hacerlo, el error es la base de pensamiento que supone que hay algo olbigatorio, y lo único obligatorio es lo que de verdad deseamos hacer, hay soberbias, perezas y lujurias perfectamente lícitas, el verdadero pecado está en ver el mal donde no lo hay

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD