TORTURAS A LOS PRIMEROS CRISTIANOS: LAS RUEDAS - 1



Otro de las torturas comunes a los primeros cristianos según el libro del Acta de Martyrium, era el de atar el cuerpo de los mártires en unas grandes ruedas. Estas ruedas eran llevadas a altas colinas y desde la cumbre era lanzada violentamente por el camino más empinado y el lado más rocoso. De esta manera, el cuerpo del hombre quedaba sumamente maltratado y quebrado.

Esta es una historia curiosa en la que uno de los mártires cristiano, el Siervo de Cristo Panaleemon, se salvó de este castigo.


“Y ellos le dijeron: ‘Vamos a traer la gran rueda, lo llevaremos a la cima de la montaña, lo atamos a ella y lo arrojaremos por la montaña de una manera tal que su carne quedará esparcida y él morirá’. A continuación, el más bendito Pantaleemon, fue llevado a la cárcel mientras se estaba construyendo la rueda. Tan pronto como se terminó, el juez ordenó a los pregoneros anunciar a través de la ciudad, que todos los hombres se reúnan para ver la muerte del bendito Pantaleemon. El juez ordenó llamarlo y cuando el Mártir de Cristo ingresó, se sorprendió al ver que él estaba cantando salmos al Señor Jesús. A continuación, lo ataron sobre la rueda, pero ni bien comenzaron a hacer girar la rueda, sus ataduras se soltaron y el Santo Mártir se levantó ileso. La rueda sin embargo siguió rodando hacia adelante matando a muchos de los paganos”.

No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD