TORTURAS A LOS PRIMEROS CRISTIANOS: LAS RUEDAS – 2



Continuando con esta serie de post sobre las torturas usando el método de las ruedas, en contra de los primeros cristianos, tenemos estos otros dos tipos de torturas más, rescatados del Acta de Martyrium.

En la imagen A, el mártir era atado a una rueda de una manera en que se forzara a una posición incómoda de sus extremidades. La rueda era luego levantada por un palo y el mártir se mantenía alzado de esta manera en el aire hasta que, ya sea por cansancio, dolor o inanición, llegara el momento de su muerte.

Otra terrible forma de usar la rueda era  la imagen B, en la que el mártir era atado a una rueda que estaba unida en la base a una plataforma llena de clavos de hierro. Una vez que el mártir era atado, se le hacía girar junto con la rueda una y otra vez, con mucha fuerza, sobre estos clavos. Este era una de las torturas más terribles porque según registros de la época, la carne terminaba desgarrada y destrozada.

Uno de estos registros, dice lo siguiente:


“El emperador ordenó una rueda pegado a una base con puntas afiladas, y el Santo debía atarse desnudo a la misma, y ser destrozado por los diversos dispositivos incrustados dentro de ella. La rueda fue colgado en el aire, mientras que debajo, los tablones había una serie de picos, como espadas afiladas, algunas de ellas con sus puntos directamente hacia arriba, otros curvados como ganchos, mientras que otros parecían cuchillos para desollar. Cuando la rueda giratoria se acercó a los tablones - y el Hombre Santo unido como un cordero a la misma con cuerdas, de tal manera que se cortan su carne y los picos eran incrustados dentro de ella - que se vio obligado, como la rueda, al pasar por encima de las espadas, y el cuerpo del mártir fue terriblemente lacerado, retorcido y roto en pedazos".

No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD