LOS AÑOS PERDIDOS DE JESÚS ¿EN DÓNDE ESTUVO Y QUÉ HIZO JESÚS ANTES DE SU APARICIÓN PÚBLICA?



Por Percy Taira

Se conoce como los "Años perdidos de Jesús" al período de la vida de Jesús de Nazaret entre los 13 años de edad hasta los 30, casi dos décadas en que los evangelios canónicos de la Biblia no hacen ningún tipo de referencia a su vida. La pregunta que muchos historiadores e investigadores es saber qué hizo Jesús en esos años ¿Es verdad que estuvo en la India, en donde recibió la sabiduría que luego enseñaría a sus apóstoles? ¿Estuvo acaso en Inglaterra o vivió con una secta rebelde en el Mar Muerto?

Jesús y perdido

Es muy poco lo que se sabe de la infancia de Jesús. Gracias al Evangelio de Lucas se sabe por ejemplo que a la edad de 12 años, Jesús ya era un gran estudioso de las escrituras y cuenta cómo éste, luego de perderse en Jerusalén, fue encontrado discutiendo con los rabinos sobre la Torá.

Dice en Lucas 2,41-52:

"Sus padres iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Y cuando tuvo doce años, subieron a la fiesta, como era costumbre. Pasados aquellos días, al regresar, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo advirtiesen sus padres. Suponiendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino buscándolo entre los parientes y conocidos, y al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en su busca. Y al cabo de tres días lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y preguntándoles. Cuantos le oían quedaban admirados de su sabiduría y de sus respuestas. Al verlo se maravillaron, y le dijo su madre:
—Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo, angustiados, te buscábamos.
Y él les dijo:
—¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que es necesario que yo esté en las cosas de mi Padre?"

Más adelante, Lucas, escribe una breve frase que trata de resumir lo que pasó con Jesús los años que siguieron antes de su aparición pública.

"Bajó con ellos, vino a Nazaret y les estaba sujeto. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Y Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres".

Esto es la única explicación que se puede encontrar en los Evangelios sobre los años de Jesús que comprenden desde que se perdió en el templo hasta que apareció para compartir sus enseñanzas a sus apóstoles.  

Para muchos, debido a la falta de información o al silencio de los evangelistas sobre los llamados años perdidos de Jesús, es simplemente porque no había nada qué destacar en ello. Es decir, que tuvo una vida normal a la de cualquier judío de la época y que siguió ejerciendo su labor como carpintero viviendo una vida sin mayores sobresaltos. Para estas personas, los evangelistas no hicieron caso a la historia de Jesús en este tiempo simplemente porque lo que importaba era su mensaje y su labor pública y no lo que hizo o no hizo de adolescente.

Sin embargo, otros, consideran que al tratarse del llamado Hijo de Dios, es poco creíble que Jesús no haya hecho nada importante o interesante antes de su aparición pública.

El Evangelio de Tomás, el israelita

Por supuesto que sí existen otro tipo de evangelios, los llamados evangelios apócrifos, que hacen referencia a estos años perdidos de Jesús. Es el caso del Evangelio de Tomás, el israelita, en que se muestra a un Jesús niño que muestra e incluso hace abuso de sus poderes divinos. Por ejemplo, cuando crea gorriones del barro, o mata a niños porque le molestan o hace revivir a otros por puro capricho. 

Pero para muchos estudiosos, estas no son más que historias o relatos míticos que poco o nada tienen que ver con el Jesús histórico.



Viaje a la India

Una de las teorías más polémicas sobre lo que pudo hacer Jesús durante sus años perdidos es que Jesús viajó a la India, y que fue allí en donde aprendió las enseñanzas (en ese entonces ya antiguas) del budismo.

Para algunos, las similitudes entre las enseñanzas de Jesús y Buda, como la paz y el rechazo a la violencia, el amor al prójimo, la ayuda a los pobres, la vida frugal, y también algunos registros antiguos que hablan de un ser iluminado llamado Issa (probablemente una derivación del nombre Yeshua o Jesús) que llegó a esas tierras a la edad de 14 años, confirman el pasó de Jesús por este territorio.

Es más, libros como "Jesús vivió y murió en Cachemira" de Andreas Faber-Kaiser, apoyan esta teoría y agregan que Jesús sobrevivió a la crucifixión y luego regresó a la India, específicamente a Cachemira, lugar en donde murió a la edad de 65 años. Al día de hoy se cree que Jesús está enterrado en una pequeña tumba en la ciudad de Srinagar, capital de Cachemira.


Sin embargo, esta teoría también resulta ser sumamente cuestionada por los especialistas e historiadores quienes consideran que no hay una prueba concluyente de que Issa sea en verdad Jesús de Nazaret ni hay pruebas que éste, haya viajado a la India. 


Jesús en Inglaterra

Una de las teorías más extrañas señalan que Jesús pudo llegar hasta Inglaterra. 

Según los que defienden esta teoría, cuando Jesús tuvo catorce años, su padre, José, falleció. Debido a esto, quien asumió su protección y cuidado fue José de Arimatea, quien dicen era el tío abuelo de Jesús y además era un comerciante muy adinerado. Este habría llevado a Jesús en uno de sus tantos viajes a la antigua Inglaterra.

Jesús habría llegado específicamente a Glastenbury, lugar en donde además se dice, José de Arimatea fundó la primera iglesia cristiana de Gran Bretaña. 

Esta historia es una creencia muy arraigada en Inglaterra. El poeta William Blake escribió en 1804 un poema titulado "And did those feet in ancient time", también conocido como el Himno de Jerusalen, en la da eco a esta leyenda.

En los primeros versos se lee:

"Y así lo hicieron esos pies en la antigüedad
Caminaron sobre las montañas verdes de Inglaterra:
Y fue el santo cordero de Dios,
sobre los pastos agradables de Inglaterra visto!".

Tal es la creencia de esta leyenda en la cultura popular inglesa que incluso este poema fue representado en la inauguración de las Olimpíadas de Londres 2012.

Sin embargo, para muchos, esto no es más que una leyenda.

Jesús el rebelde esenio

Otros creen que Jesús viajó al desierto de Qumran, cerca del Mar Muerto (Palestina) para unirse a una secta mística y monástica de judíos rebeldes llamados esenios, que buscaba salvar a los judíos de la invasión de los romanos. Se dice que es probable que Jesús haya pertenecido a este movimiento tal como lo hizo Juan el Bautista, quien además era primo de Jesús y la persona que lo bautizó. 

Los esenios también promovían llevar una vida sin lujos, los bienes de cada miembro eran repartidos entre su comunidad y tenían una gran obediencia a las escrituras. También rechazaban la corrupción de los sacerdotes judíos tal como lo denunció Jesús en Jerusalén.

Si bien Jesús en varios pasajes de la Biblia muestra un discurso rebelde en contra del dominio romano y de las autoridades religiosas locales, también es cierto que no fue el líder o el profeta militar que muchos judíos esperaban, muy por el contrario, su mensaje de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, o de dar la otra mejilla, era opuesto a cualquier mensaje violentista. Por ello muchos niegan que Jesús haya pertenecido a una secta que buscara algún tipo de revolución político militar.

Sin embargo, la creencia de que Jesús pudo ser un esenio es un tema que resulta ser muy polémico y hay muchos investigadores de Jesús de Nazaret que lo considera más que probable. 


No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD