LOS MENSAJES Y PROFECÍAS DE LA VIRGEN DE GARABANDAL

Las cuatro niñas de Garabandal

Por Percy Taira


La aparición de la Virgen María en la ciudad de Garabandal, al norte de España, es un hecho que desde siempre ha provocado gran polémica en este país y en gran parte del mundo católico. Las cuatro niñas que presenciaron la aparición de la Virgen aseguran no solo que conversaron con ella, sino que además, les dejó importantes mensajes para la humanidad y profecías que incluyen un milagro que ocurrirá prontamente en este pueblo español y un gran castigo para los hombres.

La aparición del ángel

El extraño hecho ocurrió entre 1961 y 1965 en el pequeño pueblo de San Sebastián de Garabandal, en aquel entonces, un pueblo que solo tenía 300 habitantes en unas ochenta casas de piedra. Era un pueblo aislado y rural y también un pueblo sumamente religioso.

Sin embargo, esta tranquilidad y rutina pueblerina, se vio interrumpida la tarde del domingo 18 de junio de 1961, cuando cuatro niñas llamadas "Conchita" González (12), Mari Cruz González (11), Jacinta González (12), y Mari Loli Mazón (12) (si bien tres de ellas tienen el mismo apellido, no eran parientes cercanas) se encontraban en una colina cercana en las afueras de la ciudad.

De pronto, escucharon un sonido como de trueno y luego de eso, Conchita quedó como en especie de trance, con los ojos fijos hacia el cielo. Las otras niñas se asustaron y quisieron regresar al pueblo para buscar ayuda, pero de pronto, ella también cayeron en el mismo estado.

En eso, una especie de figura, que parecía un niño, rodeada de una luz brillante, se apareció delante de ellas. Sin embargo, esta visión duró unos pocos segundos. Al desaparecer la figura, las niñas regresaron alteradas al pueblo y allí les contaron a algunos pobladores lo que acababan de ver. Según ellas, habían visto la figura de un ángel.

Los pobladores no creyeron en esta historia de las niñas, pero lo curioso y extraño es que el ángel continuaba apareciendo ante ellas, hasta el día sábado 1 de julio, en que éste les habló por primera vez.

"¿Sabéis por qué he venido? Para anunciaros que mañana, domingo, la Virgen María se os aparecerá como Nuestra Señora del Carmen."

Al oír este mensaje, las niñas volvieron al pueblo para transmitirles la noticia y esta rápidamente se hizo conocida también en los pueblos vecinos. 


La aparición de la Virgen

Imagen de la Virgen de Garabandal

El domingo 2 de julio, una gran multitud se reunió para esperar la aparición de la Virgen María. Entre ellas se encontraban las niñas. Alrededor de las seis de la tarde, ellas cayeron arrodilladas al suelo, y fue allí cuando vieron dentro de una luz brillante a una mujer rodeada por dos ángeles, uno de estos ángeles era el niño que habían visto las veces anteriores.

También, en la parte superior de esa extraña formación vieron un triángulo con un ojo, que ellas llamaron el "Ojo de Dios".

Esta fue la descripción de la virgen que luego escribiría Conchita en su diario.

"La Virgen viene con el vestido blanco; el manto, azul; una corona de estrellucas doradas; no se le ven los pies; las manos (brazos), estiradas, y el escapulario en la derecha: el escapulario es marrón, el pelo, largo, color castaño oscuro, ondulado, raya en el medio; la cara, alargada; la nariz, también alargada, fina; la boca, muy bonita, con labios un poquito gordos; el color de la cara, trigueño, más claro que el del ángel, diferente; la voz, muy bonita..., una voz muy rara, no sé explicarla: ¡no hay ninguna mujer que se parezca a la Virgen, ni en la voz, ni en nada!"

Las niñas comenzaron a conversar con aquella visión, sobre su vida, la gente del pueblo, los sacerdotes, etcétera. Así lo cuenta Conchita.

"Ese día hablamos con la Virgen mucho, y Ella con nosotras: le decíamos todo... y Ella se reía porque le decíamos tantas cosas... Era como una madre, a la que hace mucho que no la ve su hija, que ésta le cuenta todo. ¡Y mucho más nosotras, que no la habíamos visto nunca, y que era nuestra Madre del cielo!"

Una de las niñas en un momento de éxtasis

Muchos médicos analizaron a las niñas en el mismo momento en que se encontraban en el éxtasis por las visiones, estos quedaron asombrados al descubrir que su cuerpo presentaba una gran rigidez, frías como piedras e insensibles al dolor, también parecían pesar mucho, ya que era imposible levantarlas del suelo.

También, realizaban distintas contorsiones físicas que sorprendían a las personas que las veían. A veces caían fuertemente al piso, incluso de espaldas sin que se hicieran daño, luego tenían los llamados éxtasis ambulatorios, pues recorrían el pueblo entero caminando o corriendo hacia adelante o hacia atrás, con la mirada puesta en el cielo y sin tropezarse en ningún momento.  Por último, algunos señalan incluso, que las niñas levitaban.


El mensaje de Garabandal 

Niñas en el momento en que "veían" a la Virgen

Pero eso no fue todo, al parecer, la virgen no solo quería aparecerse a estas niñas sino también, dejarles una serie de mensajes para la humanidad. La virgen se apareció una segunda vez y lo hizo cargando a un niño en los brazos. 

El 4 de julio, la Virgen se les apareció y les entregó un mensaje indicándoles que no lo revelaran hasta el 18 de octubre.

Este fue el mensaje que la virgen les dio:

"Hay que hacer mucho sacrificios y mucha penitencia, y tenemos que visitar mucho al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos. Y si no lo hacemos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos vendrá un castigo".

Cuatro años después, el 1 de enero de 1965, cuando las apariciones iban a llegar a su fin, la Virgen comunicó a las niñas que el 18 de junio, el Arcángel San Miguel se aparecería y les daría un mensaje en su nombre, a todo el mundo. Por mediación de San Miguel, la Virgen se quejó de que no se hubiere hecho caso a su primer mensaje y advirtió al mundo que éste sería el último. Dijo la Virgen:

"Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi mensaje del 18 de octubre de 1961, os diré que éste es el último; antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando. Los sacerdotes van muchos por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación; pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos, debéis sacrificaros más; pensad en la pasión de Jesús".


Las profecía de Garabandal

Una de las tantas caminatas de la niñas mientras veían a la Virgen

Sin embargo, además de estos dos mensajes, Conchita aseguró que recibió de la propia Virgen, anuncios proféticos, en los que la Virgen le aseguraba que daría un aviso, luego un milagro y por último un castigo a la humanidad.

Esto dice Conchita sobre el aviso: 

"No puedo decir en qué va a consistir, pues Ella no me ha ordenado decirlo. Y ¿cuándo será?, no me lo ha dicho, así que no lo sé. Si sé que será visible para todo el mundo; será obra directa de Dios y tendrá lugar antes del milagro. Yo no sé si morirán personas. Únicamente pueden morir, al verlo, de impresión."

En una de sus cartas habla así sobre el aviso:

"Ese aviso es como un castigo, para los buenos y los malos: para los buenos, para acercarlos más a Dios y para los malos, para anunciarles que viene el fin de los tiempos y que estos son los últimos avisos."

Sobre el milagro, Conchita refiere que este tendrá lugar en Garabandal y que será un jueves a las ocho y media de la noche. Aquellos que se encuentren ese día en el pueblo y en los alrededores podrán sanar de todas su enfermedades. Ella dice lo siguiente:

"Lo del milagro me lo ha dicho, la Virgen, a mí sola. Ella me ha prohibido decir en qué consistirá. Tampoco puedo decir la fecha hasta ocho días antes. Lo que sí puedo decir es que coincidirá con un acontecimiento de la Iglesia y con la festividad de un Santo mártir de la Eucaristía; será a la ocho y media de la tarde de un jueves; será visible para todos los que estén en el pueblo y en las montañas de los alrededores: los enfermos que asistan sanarán y los incrédulos creerán. Será el milagro mayor que Jesús ha hecho para el mundo. No quedará la menor duda de que es de Dios y para bien de la humanidad. Quedará una señal del milagro, para siempre, en los pinos. Podrá ser filmado y televisado".

En cuanto al castigo, este fue anunciado por las niñas en el primer mensaje el 18 de octubre de 1961:

"Era similar a ríos transformados en sangre, fuego que baja del cielo y cosas peores; gran calor, sed abrasadora y el agua que se evaporará; todos los hombres presos de la desesperación buscando matarse unos a otros, pero al faltar las fuerzas, caerán: unos en las llamas y otros lanzándose al mar, pero el agua parecerá hervir y activar las llamas"

Nos dice Conchita:

"El castigo está condicionado a que la humanidad haga caso o no de los mensajes de la Virgen y al milagro. En caso de que suceda, yo sé en qué va a consistir, porque yo he visto el castigo; si puedo asegurar que si viene es peor que si estuviéramos envueltos en fuego; peor que si tuviéramos lumbre por arriba y lumbre por abajo. No sé el tiempo que pasará para que Dios lo envíe, después de hecho el milagro"


A la fecha, hay miles de personas que van a Garabandal para venerar la imagen de la Virgen, otros incluso, esperan con gran fe que la profecía del milagro sea verdad, y muchos han comenzado a comprar casas y terrenos para estar presentes el día en que ese milagro ocurra. Sin embargo, hay muchos otros que cuestionan la veracidad de las visiones y todos esos elementos que rodearon esta historia: los éxtasis, los mensajes, etcétera.


No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD