EL TRIBUNAL SECRETO DE LOS PECADOS Y LOS PECADOS QUE CUALQUIER SACERDOTE NO PUEDE PERDONAR



Por Percy Taira

Hay muchas instituciones dentro del Vaticano, que mucha gente desconoce de su existencia, ya sea por ser muy antiguos y sus prácticas, no son muy comunes o porque el propio Vaticano ha querido ocultarlos al ser considerado sumamente polémicos en este mundo moderno, tal como sucede por ejemplo, sobre los exorcistas dentro del Vaticano. 

La Penitenciaría Apostólica

Pues bien, una de estas instituciones es la Penitenciaría Apostólica. Su sede se encuentra en el Palacio de la Cancillería en el Vaticano y sus orígenes datan desde finales del siglo XIII. Esta institución tiene como misión escuchar las confesiones dentro del Vaticano y de absolverlos pecados de los católicos, sobre todo, aquellos pecados que no pueden ser perdonados por cualquier sacerdote. También, confiesa en nombre del Papa.

El Tribunal de la Penitenciaría Apostólica, está conformada por el penitenciario mayor también llamado Cardenal prefecto, quien a su vez es asistido por un regente, dos oficiales y un consejo llamado Signatura Paenitentiariae Apostolicae. Actualmente, el Penitenciario Mayor es el Car. Manuel Monteiro de Castro quien fue Nuncio Apostólico en España, en reemplazo del cardenal Fortunato Baldelli, fallecido a los 77 años de edad.

Los "pecados reservados"

Según la Biblia, todos los pecados tienen el perdón de Dios, menos uno: el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo.Dice San Mateo 12:31. “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada”.

Sin embargo, para la Iglesia Católica, existen pecados catalogados como "reservados" que son tan graves, cometidos tanto por fieles como por propios sacerdotes, que no pueden ser absueltos por un sacerdote cualquiera sino, solo pueden ser escuchados por este Tribunal de los pecados. 

Son ellos quiénes deciden si el creyente o el sacerdote cometió o no estos delitos y de hallársele culpable, tienen la potestad de excomulgarlo. Estos pecados son:

1. El sacrilegios, que es la profanación de especies consagradas. Como por ejemplo, utilizar hostias consagradas para misas negras.
2. Atentar contra la vida del Romano Pontífice.
3. Cuando se absuelve al cómplice del pecado contra el sexto mandamiento: No matarás.
4. Siendo obispo, cuando se consagra a otro obispo sin mandato pontificio.
5. Para el sacerdote, violar el secreto de confesión, como por ejemplo, grabar una sesión de confesión y difundirlo por los medios.
6. Permitir la ordenación sacerdotal de una mujer.

También se han agregado otros pecados como por ejemplo, el del aborto.

Cabe destacar que si bien este Tribunal puede excomulgar a los católicos, solo el Papa puede cambiar esta decisión y darle una indulgencia al pecador. 



No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD