LAS MINAS DEL REY SALOMÓN


Por Percy Taira

El rey Salomón, hijo del rey David, gobernó Israel hace 3 mil años. Era conocido por su gran sabiduría, su gran pasión por las mujeres y su aún mayor fortuna. Una fortuna que provendría de una mina muy rica en oro, hoy perdida.

Cuenta la leyenda, que Dios, agradecido con Salomón por la construcción del gran Templo de Jerusalén, le dio el poder para encontrar oro puro, sin ningún tipo de impureza.  

La biblia por otra parte, nos dice que la mina o gran parte de la fortuna del rey provino de una ciudad llamada Ofir.

"El rey Salomón construyó también barcos en Ezión-geber, que está junto a Elat, a orillas del Mar Rojo, en el territorio de Edom. Hiram envió en los barcos a sus oficiales, marinos expertos y conocedores del mar, junto con los oficiales de Salomón, y llegaron a Ofir, de donde tomaron casi catorce mil kilos de oro y se los llevaron al rey Salomón". 1 Reyes 9:27-28

Sofala, lugar en donde se cree, se encontraban las minas de Salomón.

Los europeos, que leían la biblia en griego y latín, leyeron la palabra Sofir. Por eso cuando los portugueses llegaron a un puerto llamado Sofala, ubicado al sur de África, creyeron que habían encontado la ciudad de las minas. 

Documentos portugueses relatan que los nativos de esta área confirmaron que a este puerto llegaron navíos que ingresaban a una ciudad cercana para sacar cantidades ingentes de oro.

La novela de Haggard inspiró diversas películas y obras literarias sobre las minas del rey Salomón

Esta creencia de que las minas se encontraban en África fue compartida por el escritor ingés, H. Rider Haggard, quien escribió en 1885, un bestseller titulado "Las minas del Rey Salomón", que popularizó este tema y le dio el toque de fantasía y leyenda que tiene hasta nuestras fechas. 

Por otro lado, el historiador judío del Siglo I, Flavio Josefo, consdieró que las minas del rey Salomón se encontraba en la India. 


Las "verdaderas" minas de Salomón

Yacimiento de Khirbat en-Nahas

En el 2008, un grupo de arqueólogos dirigido por Thomas Levy, de la Universidad de California (EE.UU.) y Mohammad Najjar de Amigos de la Arqueología en Jordania, encontraron en Khirbat en-Nahas (que quiere decir "ruinas de cobre"), en el distrito de Faynan, en Jordania, los restos de unas minas de unos 3 mil años de antigüedad. Lo curioso es que esta mina no era de oro sino de cobre. Pero esto tiene mucho más sentido ya que el cobre pudo ser más importante para un pueblo ya que con ello podrían fabricar herramientas y armas.

El Antiguo Testamento identifica esta área con el Reino de Edom, el cual fue enemigo del antiguo Israel. Esta antigua ciudad comprende de los restos de unos cien edificios, incluyendo una fortaleza, lo que se piensa que fue un importante yacimiento minero de la época.

Recientemente, en el 2014, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Jerusalén descubrió otro yacimiento de cobre situados en el Valle de Timna (Israel). Según estos investigadores, estas también pudieron ser las minas de Salomón. Según la datación estas minas tuvieron su máximo esplendor en el siglo X a.C., coincidiendo temporalmente con el gobierno del rey Salomón. Su datación coincide también con las mismas de Faynan. 

Pero estas no serían las únicas minas que se creen pertenecieron a Salomón. Otras minas de cobre fueron encontradas en Asir, Arabia Saudita y también se especula que pudieron ser el origen de la leyenda. 

Sin embargo, aún no hay pruebas concluyentes que indiquen que una u otra pudo ser la verdadera mina del rey judío.


No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD