ALEJANDRO VI: EL PEOR PAPA DE LA IGLESIA CATÓLICA



Su nombre era Rodrigo de Lanzol-Borja, si bien nació en Valencia (España) es recordado más por la forma en que se leía su nombre en italiano: Borgia. 

Históricamente, se dice que Rodrigo fue sobrino del Papa Calixto III, sin embargo, muchos son los rumores que dicen que en realidad era su hijo. Sea como fuere, este Pontífice, nombró a Rodrigo arzobispo de Valencia cuando solo tenía veinticinco años. Gracias a la influencia de su tío, Rodrigo ocupó cargos sumamente importantes e influyentes dentro del Vaticano, puestos que ocupó y mantuvo bajo el gobierno de cuatro papas: Pío II, Paulo II; Sixto IV e Inocencio VIII (desde 1458 hasta 1492).

Luego de la muerte de Inocencio VIII el 25 de julio de 1492, Rodrigo buscó reemplazarlo sin embargo, debido a que sus orígenes no eran italianos, sus posibilidades eran mínimas. Por ello, puso a trabajar las costumbres poco santas por las que ya era conocido este cardenal. Historiadores concuerdan de que existe evidencia suficiente para asegurar que Borgia habría sobornado o comprado los votos de muchos miembros del Colegio Cardenalicio ofreciéndoles riquezas, abadías, lujos e incluso villas y pueblos enteros a los cardinales más influyentes para que lo apoyaran y le aseguraran su voto.

Con estas acciones, Rodrigo Borgia fue elegido como el 214 papa de la Iglesia Católica, el 11 de agosto de 1492.

Una vida violenta y corrupta

La vida de Rodrigo fue sumamente violenta y deshonesta. Ya desde muy pequeño, la sombra del delito le perseguía. Se dice que cometió un asesinato cuando tenía doce años, luego de matar con su espada a un niño. 

Pero eso no es todo, siguiendo la tradición de su tío, una vez que fue elegido papa, nombró a su hijo César de diecisiete años, como arzobispo de Valencia. Luego lo nombraría cardenal.

Promiscuo

Pero César no fue su único hijo. Se dice que era un hombre con gran apetito sexual y que tenía una larga lista de hijos ilegítimos. Se cuenta que tenía un gusto particular por las mujeres casadas. Como sacerdote, casó a una mujer, llamada Rosa, con dos hombres, solo para tenerla como amante y sentir así mayor placer. Como Papa, tuvo una amante principal que era Vannozza Catanei. Ella tenía dieciocho años la primera vez que comenzaron a frecuentarse. Se sabe que Rodrigo también tuvo encuentros sexuales con la hermana de ésta y su madre.

Voltaire señaló que Alejandro VI vivía como una príncipe en medio de una salvaje orgía que involucraba hombres, mujeres e incluso animales. 

El historiador católico de la vida de los papas, el Dr. Ludwig Pastor, señala que la "evidencia contra Rodrigo es tan fuerte que es imposible restaurar su reputación". 

En octubre de 1501, el maestro de ceremonias de la Corte Papal, Johann Burchard, escribió cómo Alejandro VI estaba indispuesto para cumplir con sus labores espirituales debido a que se encontraba en el Vaticano, disfrutando de un baile de castañuelas realizado por cincuenta mujeres desnudas que su propio hijo César, le había traído.

Una de sus amantes, llamada Giulia (la bella), fue usada como modelo por el pintor italiano Pinturicchio para su cuadro de la Virgen María que se encuentra en un muro del Vaticano.

Otras perlas

Pero esto no fue todo, además de estar acusado de estar detrás de varios asesinatos sobre todo de personas que intentaban sacarlo del poder, incluido a cardenales, obispos y otros sacerdotes (se dice que el envenenamiento era uno de sus favoritos y que su favorito era el arsénico blanco), también vendía indulgencias (perdones papales). Se cuenta que vendió una indulgencia a un noble por 24 mil piezas de oro, para que este pudiera cometer incesto con su hermana. 

Una hija Papa

Si bien se cuestiona la existencia de la llamada Papisa Juana como la única Sumo Pontífice de la historia de la Iglesia Católica, Alejandro VI, dejó por lo menos, a una mujer como Papa regente. Durante su ausencia de Roma en una campaña militar, Rodrigo dejó a su hija Lucrezia como regente del a Santa Sede, siendo la primera vez que una mujer y una hija natural de un Papa tenía este cargo dentro del Vaticano.

La muerte de Alejandro VI

Tras once años en el papado, Alejandro VI murió el 18 de agosto de 1503. Al parecer, habría muerto envenenado luego de asistir una semana antes a un banquete a la residencia campestre de un cardenal. Todos los comensales cayeron enfermos días después, incluso su hijo, César, pero este se salvó debido a su juventud. Alejandro, que tenía 72 años, no pudo aguantar la enfermedad.

Otros creen que murió por malaria. 

Lo cierto es que un día después de su fallecimiento, el cuerpo del papa fue expuesto al público. Un embajador de Venecia que vio el cuerpo dijo: "es el cuerpo más horrible, feo, y monstruoso que haya visto jamás, sin ninguna forma o semejanza de humanidad".

Era tal la reputación de Alejandro VI que su sucesor el Papa Pío III, en la misa que oraba por el alma del extinto pontífice dijo que  era "blasfemo orar por el condenado".


No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD