BENEDICTO V: EL PAPA VIOLADOR Y LADRÓN



Muchos son los pontífices que en la antigüedad, sobre todo en los periodos anteriores al año mil, cometieron una serie de abuso e incluso, innombrables delitos, aprovechando su condición de jerarca de la Iglesia Católica. Uno de los más bárbaros fue el papa Benedicto V (22 de mayo de 964 - 23 de junio de 964). 

Según historiadores y vaticanistas, Benedicto V atacó y abusó sexualmente de una joven durante su papado, en el año 964. Luego de cometer el delito y al verse descubierto, huyó a Constantinopla pero lo hizo además, llevando consigo todo tesoro papal. Luego apareció en Roma, solamente porque el dinero que había robado se le había acabado.

Pero la justicia, no se sabe si divina o no, cayó sobre él. Al parecer, Benedicto V no había dejado de lado sus relaciones con las mujeres y fue entonces que un marido celoso lo asesinó, según se dice, con cien puñaladas. Una vez muerto, fue arrastrado por las calles de Roma antes de ser arrojado a un pozo negro. 

Fue tal la reputación de Benedicto V, que no por nada, el historiador eclesiástico Gerbert d' Aurillac, que luego se convertiría en el papa Silvestre II (999-1003), lo llamó "el más inicuo de todos los monstruos impíos".

Curiosamente, otro Benedicto, esta vez, Benedicto VII, también murió a manos de un marido celoso.

No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD