LA SILLA EN QUE LOS PAPAS SE SENTABAN PARA COMPROBAR SI ERAN HOMBRES O NO


Ilustración de Lawrence Banka que muestra la prueba de masculinidad de Inocencio X (1644 y 1655)


La "sedia stercoraria" o la "silla perforada" como fue conocida popularmente, era una silla especial que tenía un agujero en el asiento creado para que un cardenal u otro miembro del clero pudiera comprobar al puro tacto, si el papa electo tenía testículos, antes de ser aprobado para regir los destinos del Vaticano.

Si el cardenal comprobaba que el papa tenía testículos, se levantaba y decía a los demás miembros del clero: "Duos habet et bene pendentes", que en español quiere decir: "Tiene dos y le cuelgan bien".

El primero en sentarse en esa silla antes de asumir el papado fue Benedicto VIII (1012-1024).

"Sedia stercoraria" que se guarda en el Vaticano

La Papisa Juana

Papisa Juana

¿Por qué se creó esta forma tan extrema de comprobar el sexo de un papa? Si bien existe mucha discusión al respecto, algunos creen que esta costumbre se instauró luego de que corrieran los rumores que la Iglesia Católica fue liderada por una mujer, por la llamada "Papisa Juana". 

Ella habría asumido el papado entre los años 855 y 857, fechas que corresponderían al Papa Benedicto III, aunque muchos sostienen que ella fue en realidad Juan VIII, que gobernó entre el año 872 y 882.

Sea como fuere, cuenta la historia popular que su papado terminó luego que el secreto de su género fuera descubierto por los fieles cuando dio a luz a un niño en medio de una procesión por las calles de Roma. El pueblo al ver esto, se indignó y apedreó y colgó a la Pontífice, y también al embajador Lamberto de Sajonia, a quien acusaron de ser el amante de la Pontífice y padre del niño. 

Dicen que el hecho impactó tanto en la Iglesia que desde entonces, ningún Papa camina o pasa por la calle cercana a la iglesia de San Clemente, lugar del parto de la Papisa.

Si bien los historiadores consideran esta historia como una mera leyenda (por supuesto, no está incluida dentro de lista de papas oficiales), hay más de quinientas crónicas medievales que narran este hecho. 

En todo caso, esta costumbre de utilizar la silla para comprobar el sexo de los papas duró hasta el siglo XVI, cuando el papa Adriano VI (1459-1523) decidió abolir esta práctica.



No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD