JUAN: EL NOMBRE MALDITO DE LOS PAPAS EN EL VATICANO



Según los datos oficiales de la Iglesia católica, el nombre de Juan, ha sido el más usado por los cardenales que han asumido el papado. En total, veintidós papas decidieron adoptar el nombre de Juan, seguido por el nombre de Gregorio, que ha sido utilizado en dieciséis ocasiones.

Alguien dirá que el dato está mal pues es conocido que el último papa que se llamó propiamente Juan (los otros fueron nombres compuestos como Juan Pablo I y Juan Pablo II), fue Juan XXIII, que ocupó la silla de Pedro entre 1958 y 1963. Veintitrés, no veintidós. 

Esto se debe a que de manera inexplicable, el Vaticano decidió saltearse un Papa.

El Papa que no existió: Juan XX

Y es que dentro de la lista oficial de los papas figura el nombre de Juan XIX (1024-1032) y luego, hay un salto nominal hasta el papa Juan XXI (1276 - 1277). Dejando libre el nombre de Juan XX.

No se sabe por qué ocurrió esto. Algunos dicen que se debe solo a un error y que cuando se dieron cuenta del mismo, no quisieron corregirlo pues el nombre ya estaba tomado y anunciado. Pero hay otros que creen que esto se debe a algún tipo de superstición desconocida por el común de los fieles. Algo así como el temor al número 13 en algunas personas.

Juan, el nombre maldito

Pero volvamos al nombre de Juan y por qué es maldito. Como toda superstición o creencia en la mala suerte (no olvidemos que el Vaticano, por más Estado que sea, sigue siendo una teocracia y como tal, cree en la mística y en los asuntos sobrenaturales propias de la religión), hay una creencia que ciertos nombres están ligados, más que otros, a la desdicha, la tragedia o al mal gobierno. Y así como existe una maldición entre la familia Kennedy y la política estadounidense por ejemplo, hay quienes creen que existe una especie de maldición entre los Juan del Vaticano.

La lista comienza con Juan VIII, que gobernó el Vaticano desde el año 872 al 882, este papa fue asesinado envenenado y golpeado con un martillo en la cabeza hasta su muerte. Los asesinos fueron los miembros de su propia familia. 

El otro fue Juan X (914-928) quien fue ahogado con una almohada; el siguiente, Juan XI (931-935), fue depuesto de su cargo y obligado a volver a sus labores sacerdotales hasta su muerte. 

El siguiente Juan XII (955 - 964), fue todo un caso. Fue elegido Sumo Pontífice a los dieciocho años de edad, y era conocido por su gusto por las mujeres, tan en así que prontamente el Vaticano se convirtió en un "burdel" según referencias de la época. Este papa fue asesinado en la cama por el marido de una de sus tantas amantes. Por último, Juan XIV (983 - 984), fue acuchillado hasta la muerte.

El otro Juan XXIII

Antes del querido papa Angelo Roncalli (1958-1963), hubo un Papa que ya había tomado el nombre de Juan XXIII, fue el cardenal Baldassare Cossa, que fue elegido papa entre 1410 y 1415, sin embargo, fue depuesto y fue considerado como un antipapa, por su compartimiento poco apropiado. Se dice que tenía como amante a su cuñada, y que había seducido durante su vida a casi dos centenares de mujeres entre monjas, casadas y viudas. 

Juan Pablo I y Juan Pablo II

Si bien sus nombres son compuestos, Juan Pablo I (26 de agosto de 1978 - 29 de septiembre 1978), murió en extrañas circunstancias luego de gobernar el Vaticano solo 33 días. Se dice que fue asesinado debido a su intención de esclarecer y poner orden en las cuentas del Banco Vaticano.

Por último, está Juan Pablo II (1978-2005), que estuvo muy cerca de la muerte luego de sufrir un atentado el 13 de mayo de 1981, por el terrorista turco Ali Agca, cuando el pontífice se encontraba saludando a los fieles en la Plaza de San Pedro. Agca le realizó una serie de disparos que hirieron de gravedad al Pontífice. Un año después, en la noche del 12 al 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II sufrió un nuevo atentado en Fátima (Portugal) adonde había llegado para agradecer a la Virgen María por haber salvado su vida. 

No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD