EL DIOS EGIPCIO BES: EL DIOS PROTECTOR QUE INSPIRÓ AL DEMONIO CRISTIANO



Bes era una deidad del antiguo Egipto, considerado como un gran protector, defensor de todo lo bueno y bloqueador de todo lo malo, incluyendo las malas energías. También está relacionado al amor, el placer sexual y el arte.

Es representado como un ser pequeño, tipo enano, barbudo, de nariz plana, que enseña la lengua de manera burlona. También es representado desnudo y con el pene erecto. A veces con cola de serpiente y sujeta en sus manos instrumentos musicales, váritas mágicas y cuchillos.

Su fuerza es tal que era muy comun que las personas usaran su figura como amuleto para protegerse de las energías negativas, contra el mal del ojo o los malos demonios. Por ello era común verlo en las afueras de los templos y protegiendo las camas sobre todo de los niños y de las madres embarazadas.

¿Inspiró al demonio?



Hay quienes sostienen que tal era la popularidad de este dios egipcio que prontamente se esparció por todo el Mediterráneo. Por ello, se cree que los cristianos, preocupados por su fama, se basaron en su imagen para concebir la idea del demonio. Un ser barbudo, de formas grotescas, miembro sexual grande y de gran apetito sexual, amante del vino y los placeres de la vida. 

Si por un lado, los egipcios consideraban que aquellas eran virtudes que hacían más amigable a este dios, en el cristianismo, este representaba todo lo que ellos renegaban y rechazaban. Suplantar a un demonio bondados y protector de niños y mujeres y de la buena suerte, al demonio, no solo distorcionaba la figura de una mitología que se consideraba pagana, sino que también demostraba la victoria de la naciente religión a la milenaria creencia egipcia.

Como dice el crítico de arte Alastair Sooke:

"Para los antiguos egipcios, Bes era un dios amable y protector. Sin embargo, los cristianos lo trataron como extraño e inquietante para demostrar el triunfo de la nueva fe sobre las antiguas costumbres. Así que la próxima vez que se encuentre considerando una representación artística del Diablo -como el monstruo barbudo de Giotto y el monstruo de panza que comía a los pecadores en la Capilla de la Arena en Padua- no deje de pensar en su antepasado artístico, Bes. Si nada más, Bes nos enseña que las apariencias pueden ser engañosas".

No hay comentarios:

Etiquetas Vaticanas

¿Dudas, consultas? Busca aquí

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD